Buscar en este blog


Centro Polideportivo - Chacarita

Facultad de Arrquitectura, Diseño y Urbanismo
U.B.A.
Año: 2003
Materia: Arquitectura 4
Cátedra: Ramos


El hombre perdió su memoria. Disfrutar de cada verde, de cada flor, de su cuerpo, etc; ha quedado de lado por la maquinización del ser. Revivir la perfección es una meta que el hombre debe plantearse, no solo en el sentido tecnico-productivo, sino en el simple acto de estar vivo y de disfrutar su ser en forma completa.
Mente sana in corpore sano.
Desmembrar la materialidad occidental que nos asfixia, quebrar lo construido y consagrar la híbrida reciprocidad entre materia y espíritu es una meta en este polideportivo.
Por medio de un loteo disciplinado se configura un espacio vivencial en el que la híbrida multiplicidad de uso y verde genera un paisaje dinámicamente funcional en el cual las diferenciadas zonas (contemplativas, disciplinarias, circulatorias, verdes, recreativas y administrativas-funcionales) conviven y se pierden en un todo homogéneo optimizando la función y potenciando la interacción. Flexibilizar la prioridad moderna de la función contorneándola de viva receptividad. El verde se convierte es espacios de esparcimiento, las circulaciones en corredores y lugares de estar, los lugares de estar en circulaciones. El espacio en si mismo va reinventándose según su necesidad sin cambiar de forma. El trabajo cuidado del paisaje no interfiere en la explotación disciplinaria de cada deporte, sino que configura su entorno enmarcándolo subordinándose al usuario. Se recrean espacios intimistas y selectivos en los cuales la interacción exceda de la simple competitividad, constituyéndolos en seres sociales, relacionándolos, impidiendo que la competitividad no sea bisectriz de los actores del deporte.
La variedad de especies de árboles provocan distintas sombras y distintas situaciones vivénciales, generando una variedad elegible de microclimas. El verde reinante en la periferia limita el juego intimista que la ciudad puede provocar en el deportista.
La pista de cross-country se forma con un recorrido caprichoso, casi azaroso, reviviendo el espíritu del corredor que se abre camino al andar. El recorrido se tropieza con las diferentes variedades de espacios, pasando por debajo de las arboledas, cruzando los lugares de estar, las cachas, los caminos, experimentando una estética dinámica y poco aburrida.
La policromía de las funciones hace del centro deportivo un lugar vivencial ampliamente explotado optimizando las superficies que computan FOS. Los playones multidisciplinares permiten a igual superficie construida flexibilizar el uso, posibilitando el desarrollo de distintas actividades deportivas y a su vez, sumando superficies, permitir zonas de juego mayores (como por ej. las 3 canchas de futbol 7 logradas).
El acceso ajardinado transmite la poesía del polideportivo al frente sobre el recorrido temático de Concepción
Arenal. Se recrea de esta forma un jardín de jazmines, el cual por su simple existencia toma carácter propio tomando identidad, convirtiéndose en un icono del barrio y del recorrido de la peatonal. Se generan lugares de encuentro en el acceso ajardinado y bajo el volumen en voladizo del micro-estadio.
La estructura predominante del Micro-Estadio se ve alivianada por los volúmenes menores salientes (que cobijan tanto los accesos como otras disciplinas) escalando la perspectiva. La textura de los muros produce la sensación de solidez en la cual se apoya el volumen del micro-estadio a la vez que acercan la escala al deportista cotidiano. El revoque negro le produce jerarquía al micro-estadio y lo separa del resto haciéndolo reconocible. A su vez, la división del techo perimetral (sobre el publico) y otro central y superior sobre la chancha permite el doble juego de la iluminación natural y del dinamismo volumétrico. De esta forma el tradicional volumen tosco que caracteriza a estas estructuras se ve alivianada sustancialmente.
El acceso al micro-estadio se mantiene a nivel. En cambio, el acceso principal al polideportivo y la cancha del micro-estadio se eleva 1,5m por sobre el nivel de la vereda, coincidente con el nivel del playón central externo, manteniendo una continuidad de niveles en los sectores de mayor circulación.
En el Hall Principal se funden las circulaciones, la recepción, la administración, la sala de juegos y la confitería transformándose este espacio fundido en el gran globalizador del complejo. El playón central externo se convierte en la variante externa del hall central, siendo el punto de llegada de todos los sectores construidos en el cual los usuarios interactúan y se relacionan. La circulación transversal es el gran eje en el cual las funciones cubiertas hablan, formándose un corredor que sirve tanto a los usuarios diarios como a los usuarios casuales (público u otros) por los accesos secundarios en ambos extremos.
En la cancha del micro-estadio con una optimización de superficies y la implementación de tribunas telescópicas se obtienen, además de las canchas principales de handball, básquet y boley otras canchas transversales, pudiéndose utilizar 3 canchas simultáneamente de básquet, de voley o 2 canchas de fútbol 5. Si se decidiera utilizar las tribunas telescópicas en la zona de público de la planta alta se ganarían 4 canchas de voley para entrenamiento o sectores de gimnasia extras.
Cuando el micro-estadio esta siendo utilizado por algún evento un sistema de puertas corredizas cierra el paso en la circulación transversal, logrando intimidad y sin rescindir del uso de los sectores de gimnasia laterales o de los accesos de servicio y/o hacia el SUM.
Los gimnasios se erigen de frente a verde y con gran iluminación natural.
El SUM se eleva con autonomía y simpleza permitiendo su acceso tanto internamente como externamente.
La pileta, conformada por un techo telescópico transparente permite su utilización climatizada en invierno tanto como su uso al aire libre en verano. El marco de los árboles, el contacto perpetuo con el cielo le dan una transparencia inigualable con respecto a otras tecnologías de cerramientos. La expansión externa de la pileta, conformada por un deck de madera y un sector verde con ceibos es cerrada en verano por una reja-baranda removible, permitiéndose de esta forma el uso de éste en invierno como un sector mas de esparcimiento sin desperdiciar su uso.
Un sistema de rampas y de ascensores en el caso del micro-estadio permite la libre utilización del polideportivo para la actividad de personas discapacitadas.
Bajo el nivel elevado del acceso se conforman los sectores de servicio, vestuarios y consultorios médicos. Un corredor transversal coincidente con el de la planta baja permite la vinculación directa y climatizada al sector de la pileta, otro con el hall principal, con el micro-estadio y su vinculación directa con las canchas externas por medio de una rampa que acompasa las circulación externa.
Se construye un acceso de carácter barrial sobre la calle Matienzo, coincidente con el corredor de parques que sobre esta calle se genera.
Sobre las canchas se generan variantes diferentes de sectores de estar, cubiertos, descubiertos, sobre terreno firme, sobre pasto, enmarcados por las variantes de árboles que por su configuración le dan carácter. El usuario tiene a elegir su suerte. Se generan así lugares para desarrollar gimnasia en el exterior, lugares con aparatos fijos, etc, siempre así, rompiendo la prioridad moderna de la función intercalándola con el ego de la felicidad.




































Download JPGs en alta resolución y archivos de AutoCAD
Carpeta comprimida ZIP 49mb

 

0 Responses to Centro Polideportivo - Chacarita